Blanco, negro y gris

bng.jpg

Viajes, sí pero esos viajes con personas especiales tiene que ser uno de los temas que vayan primero. A lo largo de este año he tenido la fortuna de viajar con muchos de  los amigos que son importantes en este momento para mí. ¿Por qué blanco, negro y gris si todas son historias a colores? Bueno, porque quiero enfocarme más en lazos, relaciones y puntos primordiales. 

No existe ninguno de ellos a los que no se los haya advertido justo antes de embarcarnos en nuevos tiempos y espacios: “Aquí sólo hay de dos, después de esto nos terminamos amando u odiando más”; todos se han reído en un primer momento pero luego lo reflexionan y terminan adaptándolo.

Los “mandamientos” son básicos:

BLANCO: Nuestros lazos y convivencia son estables entonces este viaje va a fortalecernos más; la sinceridad y complicidad aumentan pero a su vez se crea el contrapeso negativo.

NEGRO: Relaciones con puntos claros de quiebre y diferencias que no se han hablado  entonces se arreglan o terminan por derrumbarse; se construye un para siempre o hasta nunca.

GRIS: El punto equilibrio, conocen sus puntos buenos y malos pero existe un lazo más profundo que no se detiene y busca encontrar espacio entre ambos para seguir creciendo y algo importantísimo: Resolver e inclusive construir.

¿Por qué digo que terminas odiando o amando más alguien cuando viajan juntos? En realidad es un punto fácil, no es lo mismo encontrarse de vez en cuando en algún café por un par de horas,  a pasar DÍAS o SEMANAS con alguien. Cuando sucede lo primero, el tiempo es corto, lo que más deseas es pasar el mejor momento posible porque seguramente volverán a pasar meses para reencontrarse.

¿Pero pasar 16 horas en el mismo avión/camión junto a alguien para luego convivir por días/ semanas? Eso sí es conocerse a profundidad. El tiempo sobra, no hay filtros ni escapatorias; terminas sabiendo desde que tu amiga intentó hacer plátanos fritos con plátanos normales y la regañaron de niña (#TrueStorie) hasta que es lo que más le gusta comer a la perrita de fulanito. Es increíble conocer hasta lo mas pequeño que existe en la memoria de alguien porque cada uno de esos pedacitos es parte de la historia de esa persona.

Convivir con alguien días no es fácil, sobre todo si existe un lado NEGRO que ambos desconocen y que entre el calor y tanto tiempo juntos va a terminar saliendo a flote. Al final terminas sabiendo quién tarda una hora arreglándose, quien odia caminar o cierto tipo de comida, la forma de ver las cosas, dilemas por que comer y a donde ir, quién es más factible a perderse o tiene un punto de frustración inmediato, etc.

Por fortuna, sólo tengo un caso donde nuestra amistad terminó quebrándose, pero más que por convivencia intervinieron factores como mala organización, no tomar en cuenta mi opinión ni la de las otras personas involucradas, exigir (eso es malísimo, viajar con alguien no quiere decir que tienen que ser inseparables; a veces hay actividades que no les van a todos al mismo tiempo) y sobre todo, que yo no conocía a esa persona como creía.

Del resto entre ellas las personas que alcanzan a notar, todo ha sido INCREÍBLE; y no, no es porque nos las pasamos en entre risa y risa 24 horas. Con todos ha habido problemas, desacuerdos y diferencias pero hemos encontrado nuestro lado GRIS. Hemos sabido y QUERIDO resolver lo que nos detenía e incluso dejamos de lados esquemas y empezamos de cero, porque siempre hay una solución mientras haya personas dispuestas a SOLUCIONAR.

Mientras escribo pienso en cada una de las historias que he tenido con ellos, buenas y malas. En como nuestros lazos crecieron, nos complementamos y sobre todo aceptamos que querer a alguien neta es aceptar que pesa lo mismo un defecto que una virtud; pienso en como yo estaba de necia que la puerta 22 no estaba entre la 20 y la 35 pero Irene se detuvo hasta que empezamos a reírnos las dos. Como yo tenía miedo de cruzar el mundo, ella también pero nuestros miedos se hicieron fuerza. En la fortuna de encontrar a alguien que compartía el mismo sueño que yo y lo cumplimos juntas.

Pienso en la historia más reciente donde Elzmoon y yo estabamos en medio del sol y tierra árida de Querétaro pero no deteníamos la plática para no caer en un golpe de calor, así como las mil y un veces que hemos cuidado la una de la otra y todas las horas de carretera que hemos pasado juntas y hasta como evite su oso te tocar en la 411 cuando nuestra habitación era la 511. En que es la persona con la que mas he viajado estos 8 años de conocerla.

Si hablo de Diana y Lety la vez más significativa será cuando dejamos nuestras pláticas de café y nos hablamos de frente. De todas esas historias que nos ocultamos por años pero que dieron la pauta para tirar todo eso y construir de cero. En como somos capaces de resolver el mundo en un segundo fusionando nuestras maneras opuestas de pensar para crear una; en un silencio tranquilizante viendo el amanecer en Veracruz.

Pienso en Yair, Elzmoon y yo recorriendo Hidalgo y burlándonos de las selfies del otro y del oso de pedir quesadillas con queso. En como perdimos al guía en Real del Monte y optamos por crear nuestra propia ruta y el momento justo de encontrar el lugar perfecto para sólo ver el mundo pasar y platicar. En nuestro primer viaje a Jalcomulco para la pre-fiesta y en como los 5 terminábamos siempre aceptando las diferencias del otro.

Si hablo de Monterrey pienso en uno de los mejores maratones de mi vida. Desde cantar a todo pulmón “Azúcar Amargo” hasta pasar medio día jugando boliche en una plaza haciendo tiempo. Rafa detenido en seguridad por no escucharme sobre la regla de los 100 ml, de su emoción por ser la primera vez viajando en avión y de su paciencia cuando empecé a desesperarme porque no llegaban por nosotros. A Omán emocionado por ver a Franz Ferdinand y Justice, como perdió su cartera y  el conductor de uber “Poniéndose bien pulsera”. A los 3 pérdidos en Santa Lucía con snacks y drinks retomando las historias que no pudimos compartir años pasados.

Pienso en como cada uno de ellos me complementan, me ponen a prueba, hacen un espacio en su vida para mí,  en nuestras historias que podrían construir una ciudad entera, en todo lo que hemos reído, llorado y extrañado. En nuestras RELACIONES IMPERFECTAS pero siempre dispuestas a mejorar y seguir viendo los años pasar.

Falta tanto por vivir, faltan tantas personas por unirse aquí y espero contar el próximo año sobre eso.

¿Cuándo el próximo viaje con sus mejores amigos?

frlct

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s