Recuerdo

– El piso frío que brilla con las luces blancas que iluminan 24 horas, los tonos color crema en las paredes y los asientos color gris; un tenue goteo que parece desafíar el tiempo de tan lento que avanza y un latido guerrero que cuando parece rendirse … retoma una segunda vuelta –

Hace días había escrito un post que hablaba del Día de muertos, quería contarles como me ha gustado desde siempre y como justo lo veía de una manera diversa a través de la fotografía este año : celebración de vida y colorido mexicano; pero el  lunes de la semana pasada una noticia cambió el giro de lo que quería escribir. Esta vez igual como una celebración de vida al margen de una que está por terminarse.

De un momento a otro me encontré en la sala de un hospital con una de las personas más importantes de mi vida con un pronóstico incierto y totalmente inesperado; ¿Saben algo? Hace 11 años cuando mi único abuelo falleció para mi fue desconcertante, tarde años en asimilarlo, a mis apenas 15 años vivía en un mundo donde la gente que se va no es cercana a ti, que a ti no te va a pasar.. y cuando paso yo no pude manejar esa situación.

45406597_2129241650673579_1259330629330272256_n.jpg

Fue un golpe tan difícil de superar, me sentí tan culpable por todos los veranos que lloré porque no quería pasar vacaciones lejos de mis padres y siempre con mis abuelos, la última llamada que nunca le hice, los dos dias antes que pudimos viajar para verlo y no lo hicimos, etc. Hasta que un día comprendí que no había más que hacer, hay memorias que no puedes recuperar pero si puedes comenzar de nuevo con lo que tenía enfrente.

De ahí vino mi aferración a disfrutar a cada una de las personas de mi vida al limite, mis amigos y familia lo saben. No importa que tan cansada, falta de ganas o cuantos problemas  haya tenido que resolver; cuando estoy con quien sea, para mi siempre es como la última vez; no me gustan los pendientes. Así me volví a encontrar en una situación intempestiva que ha sido terrible y doblemente tormentosa a la primera vez que perdí a alguien, por más que lo haya resuelto. Es posible que nunca termines de resolver toda tu existencia; y eso esta también bien.

Perder intempestivamente  a alguien es doloroso; pero irla perdiendo a pedazos ha sido la peor experiencia de mi vida. Es saber que de repente el camino se va terminar y vivir con esa angustia de saberlo. De forma contraria a eso está la tranquilidad de saber que has hecho todo, que estas en paz con esa persona y aunque no quieres verla partir, también estás lista para dejarla ir. Pienso en celebrar su vida, y mi vida junto a ella.

45491595_2129241700673574_6329325310764384256_n

El jueves pasado entre la niebla que ahora nos rodea, un familiar de mi otra familia también agregó una nueva experiencia a mi vida. De un hospital a otro, mi mamá y yo fuimos a la habitación 522 dónde había un diagnóstico aún más devastador, donde los segundos eran contados. Uno de mis tios se encontraba ahí, platicábamos sobre el estado de salud de su papá; un ligero latido y una tenue respiración luchaban y de un momento a otro ambos se detuvieron. Así. De un momento a otro esa vida ya no estaba.

Ves correr a muchas personas. la confusión es inminente y es el final. Nos llevaron a una increíble sala de espera, con una enorme pintura con tintes abstractos azules, una señorita amable entró, nos dió el pésame y nos ofreció té y de repente comencé a preguntarme : ¿Así? ¿Eso es tomó morir? ¿Así se va la vida? ¿De repente la respiración sólo se va? ¿Sentiremos? ¿Qué pasa después?. Estaba totalmente abstracta y desconectada. Después comprendí que eran preguntan que no me llevarían a ningún lado y cambié de lado.

Al día siguiente mientras estabamos en la misa, el padre dijo algo que me pareció importante destacar, claramente las fechas en las que todo paso fue algo inesperado y totalmente complejo, él lo remarcó diciendo “Celebramos día de muertos no porque celebramos a la muerte, celebramos a los muertos”. Correcto. Celebramos lo que esas personas que no están fueron y son, lo que nos dieron y de alguna manera vive por siempre.

Alguien que quiero mucho dice que “No tenemos miedo de morir, si no de morir ahora”, de manera inconsciente es complicado aceptar que todo tiene un fin, que algún día nosotros también vamos a morir y que será algo normal, que con los días se volverá algo cotidiano porque inclusive la muerte lo es. Que lo más duele no es lo que ya no haremos sino lo que hicimos o no. Es un proceso al que nunca vamos a estar habituados a aceptar y que no hay formula secreta para manejar, simplemente de repente eso para ti se volverá cotidiano.

Para mí esta vez esta siendo un mix de la tranquilidad y el tormento, la primera por saber que no quedó nada en mi lista por hacer o decir y el segundo porque  cuando pasa cada segundo este va haciendo tu herida más grande como el suero que cae a cada segundo y recorre la pequeña manguera conectada a su cuerpo. Es terriblemente complejo, es algo que necesitaba decir porque sino seguramente de alguna forma me mataba.

En este punto y junto a todas las celebraciones de Día de muertos pienso en como de alguna forma la muerte es un respiro, es un fin e inicio de un ciclo; es vida. Estoy tomándome estos días para reflexionarlo, de tomar una nueva perspectiva y crecer con ella. Pienso las últimas palabras de mis padres hacia ellos: su eterno agradecimiento. Lo uno a justo lo que reflexionaba hace un par de semanas, en todo lo que sufrí y comencé a verlo en lugar de piezas incompletas como claves; en que somos la construcción de un todo, que el vaso depende de la perspectiva de que lo veas. Que todo en tu vida sucede por alguna razón que siempre terminas sabiendo por qué.

Pienso en todo el juego de decisiones que somos, nunca la azar, que cambian y construyen nuestro destino. En como sin muchos de los momentos de mi tio en la vida de mi familia cambió la mía, en todas las tardes que pase en casa de mi abuelita construyeron mi personalidad y parte de mis recuerdos; en como tal vez llego su momento de dejar su vida como en algún momento todos tendremos que hacerlo. En como la memoria nunca muere, eso es lo único que vive para siempre.

En como serán siempre para mí una giornata di sole.

45588424_2129241674006910_7552238762068017152_n

frlct

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s